Cortometraje dirigido por Javier Guerrero e inspirado en la fotografía de Nobuyoshi Araki. Filmado en Madrid, con modelos japonesas