Japan Torture

El shibari muestra frente al bondage occidental mas diferencias que las netamente culturales inherentes a cada una de las sociedades en que se desarrollaron. Como todo lo procedente de oriente, a los occidentales no suena a exótico y a misticismo Feng Shui.
{reg}
Pero ¿qué es el shibari?, Fundamentalmente es el nombre que desde hace unas décadas se le da a una forma concreta de bondage extendida principalmente por Japón, pero también por otras zonas de Asia. Visualmente se caracteriza por la belleza de su escenificación, creando bonitos patrones geométricos con la cuerda sobre un cuerpo, generalmente femenino, colocado en estudiadas posturas

El “bondage oriental” cuenta con un numero determinado de patrones o figuras básicas, unas 20 o 30 (según los diferentes senseis) que forman delicados dibujos de cuerda sobre el cuerpo, que dejaran unas interesantes marcas sobre la piel una vez retirada la cuerda, estos patrones pueden combinarse y alterarse para conseguir un numero casi infinito de figuras.

shibari La preparación de la escena tiene gran importancia en el bondage asiático, donde se incide especialmente en el cuidado de los detalles. Crear una atmósfera adecuada, destinada a estimular los cinco sentidos, con la temperatura apropiada, la iluminación correcta, inciensos y aromas que inunden la estancia y una buena disposición de todos los elementos a emplear durante el desarrollo de la sesión así como un estudio y planificación previa del desarrollo de la sesión contribuirán a que ambos participes puedan alcanzar y disfrutar de un rango mas amplio de sensaciones

Obviamente no es lo mismo una sesión de bondage planteada como un espectáculo, donde cada local cuenta con sus peculiaridades escénicas que una sesión planteada para uso y disfrute particular, que se puede alargar durante horas, comenzando con un baño (erótico y ritual), preparando la escena y a la persona que va a estar atada, cuidando el vestuario y el maquillaje, hablado y visualizando antes de empezar cada uno de los pasos que se van a dar, deleitándose con cada nudo o vuelta de cuerda entorno al cuerpo y maravillándose con los surcos que la cuerda deja sobre el cuerpo y su geometría, para finalizar la sesión hablando y comentando cada sensación y emoción sentidas durante la sesión

Los materiales a emplear en el bondage oriental también difieren substancialmente de los empleados en occidente. El bondage japones tiene gran predilección por las cuerdas naturales, generalmente de cáñamo (hemp) y no suelen incluir otros elementos de restricción como grilletes, cadenas, ni complementos asociados a la estética BDSM occidental tales como arneses, mordazas, manoplas o mascaras. Elementos habituales son el bambú como elemento polivalente, empleado en mordazas, sujeciones, restricciones o estructuras de soporte. También es común el uso de velas encendidas, como fuente de calor sobre el cuerpo de la persona atada, o como fuente de cera fundida que se derrama obscenamente sobre cualquier parte sensible

La técnica y la forma de realizar las ataduras también difiere. En occidente suelen atarse las manos por las muñecas, en oriente se atan los antebrazos de forma que queden paralelos, con los dedos de una mano tocando el codo del brazo opuesto. Occidente presta mas atención a la eficacia de la restricción que a la composición que la cuerda crea sobre el cuerpo, y las posturas que adopta la parte dominada, la persona atada, responden a facilitar su acceso sexual o causar humillación y dolor, mientras que en las disciplinas orientales, las posturas que adopta la persona atada tienen como propósito facilitarle la concentración y permitirle meditar, profundizando en sus emociones y sentimientos
shibari
El bondage en occidente es empleado como una parte más del juego sexual, usualmente como restricción o castigo pero siempre es un elemento más en la escena. Por contra en la tradición oriental el bondage es un fin en si mismo. Al igual que en otras facetas de la vida y cultura asiáticas, el shibari conjunta armónicamente la belleza y la utilidad, valora y aprecia igualmente el proceso y el resultado, su preparación previa y su compresión una vez realizado.

Pero no todo son orquídeas y humo de incienso en el shibari. Claramente se distinguen dos grandes formas de entenderlo y practicarlo. A un lado quienes cultivan el shibari como un arte en el sentido más profundo de la palabra, son escenas preciosistas y emocionales, que no precisan emplear el cuerpo desnudo como reclamo publicitario. Por otra parte esta la corriente de quienes lo interpretan como una suerte de genero pornográfico, mostrando reiteradamente los órganos sexuales y todo tipo de practicas genitales envueltas en elaborados patrones de cuerda y bambú. El primer gran referente histórico de esta “variedad” fue la novela Flower & Snake (Hana to Hebi) de Oniroku Dan mas conocida en occidente por la película del mismo titulo producida en 1974 y que muestra una increíble obsesión por la vagina de la mujer

Fotos: Japan Torture

Artículo publicado originalmente en FETICHISMO TV

{/reg}