Personalmente creo que la asistencia a talleres es fundamental en el aprendizaje delKinbaku. Libros, fotos y vídeos son una buena referencia y apoyo, pero nunca comparables a la enseñanza presencial. Observar a un maestro y a otros "alumnos" aporta no sólo conocimientos es ideas, también sensaciones que otras fórmulas de aprendizaje no pueden trasmitir

Una vez de vuelta a casa, obviamente, el primer deseo es practicar lo aprendido, comenzar a atar y afianzar la técnica. Realizar de forma limpia, eficaz y bonita el  takate kote resulta muy gratificante para el ego del atador. La figura es de por si tremendamente  iki como para hacerte sentir bien realizándola.

Sorprendente para mi fue comprobar durante la práctica del takate kote que, no sólo había aprendido a realizar una figura determinada, nuevos hábitos se habían incorporado a mi "forma de atar". Infinidad de pequeños detalles que resultaron especialmente relevantes cuando la práctica fue sustituida por el juego

Authors: Sr Interior

Ver fuente original del articulo