Dicen que en lúgubres cobertizos de la vieja Transilvania aún podemos encontrar ataúdes
donde, de noche, reposan extrañas criaturas.

Autor: Tentesion

Ver fuente original del articulo