Encontrar la aguja en un pajar es sencillo, basta con no buscarla y se te clavará en el lugar mas insospechado.


Una casa con muchos rincones es siempre un problema cuando hay que coger la fregona. Este domingo sin embargo le encontramos otros usos a los bajos de la alfombra.

Sé que como anfitrión hay ciertos mínimos a cumplir pero curiosamente, pese a no observar ninguno, los invitados desean volver.

Alfil.

Hogar dulce hogar, 2008.



Authors: Alfil

Ver fuente original del articulo