Esinem en Madrid

 

Tras mi participación en el taller impartido por Esinem en Madrid, y organizado por Dark Sabbat preferí esperar unos días para poder comentar mis sensaciones personales. Ahora, hace ya más de una semana de la celebración del evento, la emoción da paso a la reflexión, la sorpresa a la practica, y las marcas de la cuerda ya no lucen sobre la piel de Demya, que fue mi modelo para la ocasión

Podría hacer un relato del fin de semana, pero después de leer el articulo de Will Marlow en Pervertidxs no creo que pueda aportar nada nuevo, quizás alguna anécdota sobre un tedioso y prolongado viaje en tren desde mi exilio polar hasta Madrid, pero serían detalles carentes de interés.

Hablando sobre el taller propiamente dicho, me quedo con la infinidad de pequeños detalles aprendidos. Esa forma de coger la cuerda, de utilizar los dedos para realizar los lazos, de recogerla y repasarla buscando siempre la fluidez en la atadura y la comodidad y seguridad de la modelo... son detalles que ya se han integrado en mi forma de atar.

También me quedo con el interés que Esinem puso en que dotásemos a nuestras sesiones de mayor "teatralidad", de fijar la posición "dominante" del atador en todo momento, cuidando la impresión que damos a la modelo desde el mismo instante en que nos encontramos con ella. Cuidando cómo atamos, pero también cómo la manejamos y dirigimos, creando así un clima de confianza que sin duda favorece el desarrollo de la sesión

Mención especial para el capitulo dedicado a las diversas formas de recoger la cuerda, en esta ocasión pensando más en la mentada "teatralidad" y la facilidad de uso que en otros conceptos como pueden ser la correcta conservación de la cuerda.

Para cerrar este comentario, lo más importante; la gente. El magnifico ambiente y las personas maravillosas, algunas previamente conocidas, otras auto presentadas sobre la marcha con las que se produjo una sintonía instantánea, y para mi, el momento que recordaré siempre, y que sucedió a media tarde del domingo, con Demya, que fue mi modelo, suspendida, y otras seis parejas realizando también suspensiones al mismo tiempo en el ático. Una experiencia única y difícil de describir.

Gracias Dark Sabatt por organizar este taller, gracias Esinem por tus pacientes explicaciones, y gracias a todos los asistentes por estar allí y hacer que del shibari algo más que una palabra bonita