El pasado 12 de Marzo nos reunimos en el Nido del Escorpión un reducido grupo de comensales para participar en el ritual gastronómico que más nos apasiona organizar: el nyotaimori o “body sushi”. Una cena en la que siempre intentamos que todo el mundo se sienta acogido y viva una experiencia gastronómica sensual, original y [...]

El pasado 12 de Marzo nos reunimos en el Nido del Escorpión un reducido grupo de comensales para participar en el ritual gastronómico que más nos apasiona organizar: el nyotaimori o “body sushi”. Una cena en la que siempre intentamos que todo el mundo se sienta acogido y viva una experiencia gastronómica sensual, original y verdaderamente diferente. En esta entrada haremos sólo un breve repaso fotográfico del encuentro: si queréis una detallada crónica desde el punto de vista de un comensal, os recomendamos consultar la entrada de Amanda Manara en su interesante blog . Todas las fotos del evento fueron obra de Ramon Raluy.

Los comensales fueron llegando con una puntualidad destacable… Algunos conocidos, algunas caras nuevas: todos gente muy agradable con los que fue un placer charlar e intercambiar opiniones durante el encuentro. Tras darles la bienvenida y entregar los carnets de socio del Nido (imprescindibles para participar en cualquiera de los eventos que organizamos), dimos comienzo a la velada.

Mientras mi amada Françoise y nuestro hábil cocinero Felipe terminaban los últimos toques de la preparación del primer plato, aprovechamos el agradable ambiente niponófilo para ofrecer una pequeña demostración de shibari, el arte japonés de la atadura, con la imprescindible colaboración de nuestra amiga M.

El sonido del gong sirvió de pistoletazo de salida para el primer plato: una buena cantidad de maki sushis, nigiris y sashimis distribuidos sobre lechos de hojas de banano recortadas y adornadas con flores. El lirio blanco fue probablemente la flor más admirada de la velada… Nuestra bandeja (aunque quede más bonita la expresión sushi girl) fue la inimitable Pili.

Servimos ensaladas de algas wakame como apoyo y complemento al sushi, además, por supuesto, del jengibre, wasabi y salsa de soja normativos. Y todo acompañado del ingrediente que más sabor proporciona a cualquier cena: un buen rato de agradable charla sobre lo humano y lo divino, regado con brindis de sake y cerveza japonesa.

El segundo plato (la comida caliente) se sirvió en el antiguo horno panadero del Nido, un entorno íntimo y recogido que invita a hablar en susurros… En esta ocasión la bandeja humana fue la ya bien conocida en este blog LadyPain , que pidió que le atásemos manos y piernas según normas de bondage para asegurar su inmovilidad. En esta ocasión la comida (pinchitos de pollo Teriyaki y costillas en salsa que precisaron más de ocho horas de horno) fue servida sobre un nuevo diseño de hojas de banano entrelazadas, obra de Françoise.

Tras saciar el apetito pasamos a la sala principal, donde servimos el postre: pastelitos de arroz glutinoso (o-mochi) con helado de vainilla, dulces variados y té de jazmín. Allí dimos fin a la agradable velada…

Y también nos despedimos por hoy de los lectores del blog con una frase japonesa que resume nuestros deseos: Hajimemashite yoroshiku onegai shimasu… Sugu modotte ikinasai! Es decir: “Encantado de conoceros… ¡Esperamos volver a veros pronto!” :-)


Archivado bajo:Body sushi , Bondage , Eventos en el Nido Tagged: BDSM , Body sushi , Bondage , Eventos en el Nido , gastronomía , Japón , Nyotaimori , sushi
Posted: 2010-03-20 20:55:14

Read Full Article
Author:nidodelescorpion